jueves, 9 de febrero de 2012

Sandra - Biografía

Sandra (Sandra Ann Lauer nacida el 18 de mayo de 1962 en Saarbrücken, Alemania, y conocida como Sandra Cretu al haber estado casada con el músico de origen rumano Michael Cretu entre 1988 y 2007), es una cantante y compositora pop alemana que obtuvo un gran éxito internacional sobre todo en los años 80 y principios de los 90.
Después de haber tenido éxito como vocalista principal en el trio vocal femenino Arabesque, Sandra empezaría a actuar bajo su propio nombre en solitario publicando su primer nº 1, (I'll Never Be) Maria Magdalena, en 1985. También se la podía oír como la voz misteriosa en el proyecto musical Enigma creado en 1990 por su entonces marido Michael Cretu.
Aunque Sandra no llegó a tener éxito como cantante en Estados Unidos y Reino Unido, sí lo tuvo en otros países tan diversos como Suecia, Egipto, España, Francia, Suráfrica, Israel, Brasil y parte de Sudamérica. Después de haber alcanzado la cúspide artística en su carrera, la cantante aún sigue siendo muy popular en Europa. Aparte de “Maria Magdalena”, sus mayores éxitos fueron “In the Heat of the Night” (1985), “Everlasting Love” (1987) e “Hiroshima” (1990). Sus álbumes más reconocidos son Into a Secret Land (1988) y Close to Seven (1992).
En 1975, a la edad de 13 años, Sandra visitó una competición en Saarbrücken, llamado Festival de Jóvenes Estrellas, donde se descubrían nuevos talentos para la industria musical. No participaba en la competición, pero estuvo entre los espectadores. Cuando todos los nominados terminaron sus participaciones y el jurado deliberaba los resultados, Sandra le dijo a su madre que tenía que ir al baño público un momento, se levantó, caminó al escenario, persuadió al disc jockey de poner la versión alemana de una canción de Olivia Newton-John, tomó el micrófono y comenzó a cantar. Reconocida como nuevo descubrimiento, Sandra grabó el sencillo “Andy mein Freund”, una canción que versaba sobre la amistad de una niña con su perrito. Al sencillo, sin embargo, no le fue bien en las listas de éxito, y Sandra se alejó de la escena musical por unos años.
En 1979 Sandra se unió a Arabesque, un grupo femenino de música disco formado además por Michaela Rose y Jasmine Vetter. Después de la incorporación, el grupo grabó su segundo álbum con Sandra mayormente de vocalista principal en los Europasound Studios. Uno de los músicos que trabajaba allí era un teclista llamado Michael Cretu. Sandra y Michael descubrieron que celebraban su cumpleaños el mismo día, aunque se llevaban cinco años de diferencia, y se hicieron buenos amigos.
Con Arabesque comenzó una nueva etapa en la vida de Sandra. Por primera vez estuvo lejos de su familia, presentándose en el escenario y la televisión de países extranjeros, dando entrevistas, reportajes fotográficos, y cantando en conciertos. Arabesque se convirtió en un grupo exitoso, y Sandra, para su decimonoveno cumpleaños, se convirtió en toda una estrella. Después de nueve álbumes, las diferencias en sus gustos musicales y el fin de la popularidad de la música disco, señaló la separación final del grupo.
Sandra y Michael, ahora involucrados sentimentalmente, se mudaron a Múnich, donde Michael pronto creó su propio estudio de grabación, llamado Data-Alpha, nombre extraído de una de sus canciones de su álbum solista Legionäre.
Escucha a Sandra con Japan ist weit (la versión de Big in Japan en alemán)
El primer sencillo como equipo en 1984 fue una versión de la canción de Alphaville “Big in Japan”, cantada en alemán por Sandra como “Japan ist weit” (Japón está lejos). Sandra obtuvo un palpable éxito internacional en 1985 con la canción “(I'll Never Be) Maria Magdalena”. El sencillo lideró las listas en 21 países, y entró en el top 10 de otros cinco países más. Su primer álbum, The Long Play (1985), alcanzó el nº 12 en su país natal, permaneciendo 16 semanas en el top 20 alemán, mientras que en Suecia “Maria Magdalena” se mantuvo cuatro semanas en el nº 1. El siguiente sencillo, “In the Heat of the Night”, continuó su éxito sobre toda Europa e internacionalmente, alcanzando el nº 2 en Alemania y el top 5 en Francia. Para entonces, Sandra ya era aclamada como la “princesa del pop”, y sus pósters no tardaron en verse colgados en las paredes de las habitaciones de muchos adolescentes seguidores de ella. La canción le dio a Sandra asimismo el segundo lugar en el Festival de Música de Tokio más tarde en 1986. “Little Girl” fue el tercer sencillo en extraerse del álbum, complementándose con un video musical filmado enteramente en escenarios de Venecia.
Escucha a Sandra con (I'll Never Be) Maria Magdalena
Poco después del lanzamiento de The Long Play, Sandra se mudó a Londres por seis meses para recibir instrucciones de canto, al tiempo que se inscribía en una escuela de idiomas para mejorar su inglés y tomar lecciones de percusión para tener mejor sentido del ritmo y el tempo. En los fines de semana, la cantante volvía a Múnich para trabajar en su siguiente álbum, el que llevaría el título Mirrors.
Este segundo álbum de estudio de Sandra, Mirrors (publicado en octubre de 1986), reflejó el continuo desarrollo musical de Michael Cretu, que supo utilizar el talento como cantante y compositor de Hubert Kemmler (quien ya era un cantante popular en Alemania como líder de Hubert Kah). “Don't Cry (The Breakup of the World)” abrió este álbum, escrito en respuesta al accidente de Chernóbil en 1986. “Innocent Love” fue el primero de los cuatro exitosos sencillos publicados de este álbum, alcanzando el top 10 en Francia, mientras que el segundo sencillo, “Hi! Hi! Hi!”, alcanzaría el top 10 en su país natal, Alemania. La balada “Loreen” fue el tercer sencillo en editarse, mientras que “Midnight Man” (con Michael Cretu acompañando en los coros y apareciendo en el vídeo musical del tema) fue el cuarto y último en extraerse del álbum. El álbum Mirrors continuó el éxito que tuvo el disco precedente sobre toda Europa.
Dos años después de su espectacular debut, en 1987, Sandra publicó el disco recopilatorio de grandes éxitos Ten on One (The Singles), un testimonio del rápido ascenso que dio la cantante en poco tiempo hacia el estrellato. El 7 de enero de 1988, Sandra se casó con Michael Cretu, y ambos se trasladaron de Múnich a la isla española de Ibiza. Ese mismo año se pusieron a trabajar en el nuevo material de la cantante.
En 1988 Sandra y Michael publicaron el álbum Into a Secret Land, alejándose de alguna manera del electro-pop hacia un sonido más seductor y misterioso. Cuatro sencillos fueron extraídos de este álbum. El primer sencillo, “Heaven Can Wait”, alcanzó otro éxito en el top 10 francés y el número 12 en Alemania, acompañado de un vídeo en el cual aparece Sandra bailando y cantando en una playa mediterránea. La canción que da título al álbum, “Secret Land” - una versión del tema “Trenchcoat Man” del proyecto musical alemán de corta vida Fabrique -, se editó como segundo sencillo, alcanzando el top 10 en Alemania. El tercer sencillo, “We'll Be Together ('89 Remix)”, fue otro top 10 alemán. Esta canción, junto a “When the Rain Doesn't Come” (de su álbum Close to Seven) fueron los únicos temas escritos o co-escritos por Sandra antes de la edición de su álbum The Wheel of Time en 2002. “Around My Heart”, el cuarto sencillo en ser publicado, alcanzó el número 11 en Alemania.
Escucha a Sandra con Hiroshima (Razomaid mix) 
Sandra terminó los años 80 como una de las artistas femeninas más populares de Europa. Había llegado a un punto en que era comúnmente conocida como la “princesa europea del pop”, rivalizando con Madonna en términos de popularidad y top 10 conseguidos.
El álbum de Sandra Paintings in Yellow (publicado en marzo de 1990) le dio otro éxito en el top 10 con una sorprendente versión de “Hiroshima”, de los Wishful Thinking. A finales de 1992, se publicó un nuevo recopilatorio, titulado 18 Greatest Hits. Sandra grabó una nueva versión de la canción «Johnny Wanna Live», que ya estuvo editada en el álbum Paintings in Yellow. El tema, co-escrito por Frank Peterson y más tarde rehecho por su entonces novia Sarah Brightman para su álbum Dive, fue un alegato en contra del maltrato de los animales. El vídeo musical que lo acompañaba fue nuevamente dirigido por Howard Greenhalgh y mostró escenas impactantes de crueldad hacia los animales. En una entrevista en Suecia, Sandra explicó el origen de la canción citando su desaprobación en que la gente se vistiera con abrigos de piel animal. El recopilatorio alcanzó el top 10 tanto en Alemania como en Francia, siendo galardonado con un disco de oro. La publicación de 18 Greatest Hits marcó el final del más exitoso periodo en la carrera como solista de Sandra.